Las máquinas de fisioterapia, ¿Sirven de algo?

ondas de choque fisioterapia

Cuando acudes al fisioterapeuta por alguna dolencia o lesión te habrás preguntado si sirven para algo las máquinas que emplean los  en sus consultas de fisioterapia. De la hora que te pasas en el fisioterapeuta cuando menos media hora estás conectado a una máquina tipo infrarrojos, electroestimulaciones…

Para aclarar este misterio hemos consultado al fisioterapeuta Joaquín Páez, responsable de la clínica Istabba de Fisioterapia y rehabilitación al que le hemos pedido que nos cuente de una forma concreta lo que suponen estas máquinas en nuestra recuperación. Cuando se asiste a la consulta de un fisioterapeuta, con independencia de la dolencia o bien, el tratamiento aplicado (masajes, manipulación, corrientes, etc.), los pacientes acostumbran a consultar por el género de rehabilitación que vamos a emplear en su proceso de rehabilitación.

Mi experiencia profesional, en nuestra clínica de fisioterapia en Sevilla me ha llevado a emplear los tratamientos manuales, sin abandonar las máquinas. Esta resolución, en ciertos casos, tal vez por experiencias anteriores en otras consultas de fisioterapia, acostumbra a producir preguntas en los pacientes sobre la no utilización de corrientes en ciertos casos específicos, si las considero útiles. Os voy a contar y explicar los aparatos de electroterapia más habituales, su utilidad y, los efectos que generan.

INFRARROJOS

Es la más fácil, no pudiéndose estimar como una corriente típica. Su estructura consiste en un equipo eléctrico compuesto de un reflector y un casquillo en el que se ubica la lámpara infrarroja. Su escasa dificultad, acostumbra a provocar en los pacientes falta de confianza sobre su eficiencia.

Su efecto es el de proyectar radiación calorífica en una zona determinada, con las ventajas que ello comporta. Se acostumbra a emplear para calentar la zona perjudicada ya antes de la realización del masaje. Como otras fuentes de calor, provoca analgesia y tiene acción descontracturante.

El procedimiento tipo es tan simple como su mecanismo, la lámpara debe ponerse a una distancia estimada de 1 metro respecto de la zona a tratar, si bien va a depender siempre y en toda circunstancia de la intensidad del foco. La sensación que debe generar debe ser agradable, eludiendo en todo caso aplicaciones excesivas que provoquen quemaduras, lo cuál no acostumbra a ser frecuente. Sus propiedades curativas son limitadísimas, es un equivalente a la manta eléctrica, calma el dolor, mas no lo cura. Solo actúa de forma superficial.
MICROONDAS

Este aparato produce calor en zonas más profundas, y presenta mayor dificultad. Su intensidad es regulable dependiendo del tejido a tratar. Esta desaconsejado en pacientes con prótesis, marcapasos, embarazadas, por motivo de su funcionamiento, siendo un sistema que transmite un género de ondas que recalientan los metales y, pueden provocar perturbaciones en este tipo de pacientes.

En contraste a la radiación infrarroja, la sensación superficial acostumbra a ser de un calor suave, y sus efectos se perciben en zonas más internas de los tejidos siendo de forma directa proporcionales a su intensidad.

Es una ayuda muy eficiente en la restauración de lesiones, singularmente en las contracturas

Se acostumbra a aplicar a lo largo de intervalos de tiempo de entre siete y quince minutos, colocándose a una distancia prudencial del paciente, provocando en el una sensación agradable.

TENS

Es uno de los aparatos más empleados presentándose, de la misma manera que el resto, en diferentes modelos. Su comercialización y extensa distribución, lo transforma en un factor muy habitual, mas acostumbra a generar utilizaciones incorrectas por la parte de los usuarios no profesionales.

La gran cantidad de modelos y costes, puede confundir al usuario, al existir enormes diferencias en dependencia del aparato escogido.

Provoca una sensación de hormigueo, un ligero calambre. Actúa sobre las fibras inquietas que tiene nuestro cuerpo para trasmitir la sensación de dolor, inhibiendo esa sensación molesta. Un aparato de alta gama puede resultar realmente útil para tratar el dolor de una zona determinada, siendo no obstante sus efectos muy reducidos en el caso de escoger un modelo de baja gama

Su función primordial es la de analgesia de dolor.

Por sus peculiaridades el tiempo de empleo puede ser prácticamente ilimitado, si bien si se extiende demasiado, se marcha perdiendo la sensación de hormigueo. El tiempo de empleo varia conforme las peculiaridades de la lesión, pudiendo llegar desde tres-cuatro horas, hasta tenerlo puesto una noche.

ONDAS DE CHOQUE

Es un aparato que genera vibraciones mecánicas, las que se extienden solamente por un medio sólido o bien líquido. Se trata de un género de corriente que tiene la capacidad de actuar en profundidad.

Sus 2 acciones primordiales son: antiinflamatoria y antiálgica.

Para su aplicación se precisa de un medio que transmita la onda entre el cabezal del aparato y la piel. Se acostumbra a emplear un gel concreto para este género de aplicaciones y, asimismo existe la posibilidad de la aplicación en medio acuático, merced a la capacidad del agua de trasmitir con sencillez este género de vibraciones.

El tiempo de aplicación es variable lo normal es entre cuatro y diez minutos.

Esperamos que con estas aclaraciones os haya quedado más claro para que sirven las máquinas que ves en la consulta de tu fisio y para que se usa cada uno de ellas de los tratamientos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *