Consejos para cocinar la pasta

cocinar pasta

La pasta es uno de los platos más ricos y fáciles que podemos cocinar pero si todavía no has logrado que la pasta te quede en el punto justo ¡No te preocupes! Si sigues estos consejos va a bastar para cocinar mejor la pasta, tal como lo hacen en Italia, para tener un resultado extraordinario y chuparte los dedos.

Estos consejos son tradicionales de la cocina italiana y se pasan, normalmente, de generación en generación en ese íntimo instante que se vive en la cocina. Si no tienes una abuela italiana, quizás hayáis solo escuchado de estos consejo:

Consejos para cocinar la pasta

Cuece la pasta en mucha agua

La pasta se debe cocer siempre y en toda circunstancia en rebosante agua salobre, se calcula normalmente un litro de agua por cada cien gramos de pasta. El que haya una buena cantidad de agua dejará que esta no se pegue entre sí y podamos gozar de una pasta bien hidratada.

Calcula bien la sal

Os hemos dichos agua salobre, mas ¿cuánta sal? Puesto que se añade una cucharada sopera por cada 2 litros de agua, lo que viene a ser uno con cinco gr por litro de agua. Este es el punto justo a fin de que no quede muy salobre o bien con poca sal.La sal hay que echarla cuando el agua a roto a hervir, no ya antes.

No eches aceite ni mantequilla

Uno de los grandes fallos que cometemos de forma reiterada en el momento de cocinar la pasta es verter aceite al agua donde vamos a cocinarla. El aceite provoca que la pasta adquiera una película resbaladiza que no la favorece.

Si no desea que se pegue la pasta, lo único que hay que hacer es calcular bien la cantidad de agua a emplear para la cocción.

El instante idóneo para incorporar la pasta

Cuando el agua empiece a hervir y tras agregar la sal, va a ser el instante preciso para incorporar la pasta sosteniendo siempre y en toda circunstancia la temperatura de cocción, esto es, vamos a sostener el agua hiriviendo. Jamás añadas la pasta antes que el agua esté bien burbujeante, puesto que corremos el peligro de que acabe pasándose.
Cuando esté en el agua, remueves solo una vez y empiezas a calcular el tiempo de cocción dependiendo del tiempo recomendado por el fabricante. Esto es esencial puesto que todas y cada una de las pastas no son iguales y requieren un tiempo diferente para lograr que la pasta esté en el punto perfecto.

Pasta al dente

El tiempo de cocción y todos y cada uno de los pasos precedentes son esenciales para lograr una buena textura en la pasta. Esta debe comerse “al dente“, lo que quiere decir que la parte central de la pasta no va a estar cocida completamente y la pasta en sí sostiene su forma. Por lo menos esto dicen todos los italianos para quien comer la pasta pasada es  un pecado y de esto saben un rato.

Agua fría

Cuando verificamos que está justo al dente añadimos un vaso de agua fría sobre el agua que está hirviendo.

Saca la pasta sin pasarla por agua fría

Cuando apagamos el fuego hay que aguardar unos segundos y ahora pasar por un colador y nunca pasarla por agua fria. La mejor recomendación es que reserves un tanto del agua de la cocción por si las moscas fuera precisa para la salsa que preparamos.

Agregar la salsa

La salsa debe estar lista en el instante en que la pasta llegue su punto perfecto de cocción. Es esencial tener caliente la salsa, sea casera o bien comprada, en un recipiente donde podamos agregar toda la pasta para saltearla en conjunto a lo largo de treinta segundos. Más tiempo podría implicar que la pasta se pase.

trucos-cocer-pasta
No todas y cada una de las salsas para la pasta son calientes, como el pesto, tenerlo en cuenta para poder tener el pesto a una temperatura media que combine bien con la calidez de la pasta recién hecha.

En los platos de pasta con salsas cuya base sea el aceite, o bien por servirnos de un ejemplo si el plato lleva mariscos o bien pescado, no debemos poner queso parmesano, puesto que arruina el sabor.

Queso parmesano

El queso parmesano, debemos apuntar que, cuando lo pongamos para acompañar la pasta, se debe cuidar a hacerlo de esta forma: rallar el queso grueso si va con pasta corta y fino si va con pasta larga.

Salsas para pasta larga y pasta corta

Las salsas cuya base sea el aceite se utilizan esencialmente para acompañar la pasta larga; al paso que salsas basadas en crema, acostumbran a ser para la pasta corta. La salsas de tomate en sus diferentes formas pueden acompañar los dos géneros de pasta.

Buen provecho

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *